La antigua estación de ferrocarril de la Ciudad de Oaxaca

Uno de los lugares más nostálgicos que se pueden visitar en la ciudad de Oaxaca es la antigua estación del Ferrocarril Mexicano del Sur. Un paseo durante la tarde en este tranquilo lugar evoca escenas del pasado cuando el tren era el medio de transporte más importante en el estado. Los viejos muros rugosos y color ocre de las bodegas y oficinas, guardan imágenes de un pasado que nos transporta al nostálgico placer de viajar lentamente con el característico sonido del golpeteo de las ruedas metálicas sobre los rieles del tren en movimiento.

Un viaje al pasado

Hoy en día los rieles, los cuales serpentean hacia el Sur y al Norte, nos transportan a escenas imaginarias del arribo y salida de carromatos y vagones ruidosos que dan la sensación de que aparecerán en cualquier momento sobre las vías, con gente usando ropa antigua, sombreros y maletas grandes, hablando lenguas indígenas en las plataformas y puertas.

Hoy, el acero está oxidado e inservible. La gente camina a través de la estación para llegar a sus vecindarios. Los vagones, furgones y máquinas se encuentran permanentemente estacionadas, esperando pacientemente el sonido de silbatos y cláxones para iniciar otro viaje.

El museo de la estación de ferrocarril de la ciudad de Oaxaca

Es un lugar de historia; la estación, llamada Ferrocarril Mexicano del Sur, se inauguró en 1892 por el presidente en turno Porfirio Díaz. Después, en 1950, fue remodelada con vías más anchas que iniciaban de la estación San Lázaro en la ciudad de México hasta la ciudad de Oaxaca. El 12 de octubre del 2003 la estación del Ferrocarril Mexicano del Sur se convirtió en un museo que presenta fotos en color sepia de los trabajadores en la construcción de los rieles y pintorescas fotos en blanco y negro de bellos puentes. También se presentan objetos antiguos como relojes, válvulas, herramientas, telégrafos, teléfonos, linternas, y pósters.

Un viaje de magia y nostalgia

Es fácil imaginar el movimiento en las plataformas y andadores de salida; la máquina iniciando su estruendoso ruido al mismo tiempo que los silbatos y cláxones llamando a los pasajeros a abordar. El júbilo de unos y la tristeza de otros mientras agitaban sus manos en señal de despedida cuando el tren iniciaba su recorrido. El lento movimiento del caballo de acero, fuerte e indomable, a través de túneles, cerros, colinas, barrancos y puentes hacia la ciudad de México. Un viaje de riqueza visual a través de planicies, desiertos, bosques de pinos, y volcanes. Un viaje lleno de magia y nostalgia, el viaje del caballo de acero, guardado en la memoria de los afortunados que viajaron en tren en los inicios de la ahora moderna Oaxaca.

Travel Guide Exploring Oaxaca

Copyright © 2008 - 2017 ExploringOaxaca.com Todos los derechos reservados.

20170816-2249 1.51MB 0.0071s