Playa La Bocana Huatulco

La playa la Bocana es uno de esos lugares que se pueden encontrar por azar en las Bahías de Huatulco. Se localiza en el lado Este del complejo turístico, después de pasar los hoteles y restaurantes lujosos de la bahía de Tangolunda. Justo antes de la entrada a la playa, se encuentra un mirador donde se aprecia parte de la larga playa y su río. Hay una pequeña comunidad que se encarga de conservar limpio el lugar ya que cuenta con flora y fauna impresionantes, en el río, en la playa y la mar. Lo restaurantes ofrecen los deliciosos chacales al mojo de ajo, camarones de río, y en el ambiente se respira un sabor picosito y sabroso.

Spa tradicional en La Bocana

El lecho del río provee un tipo de barro que es un restaurador de piel excelente. Mujeres de la comunidad fundaron un negocio llamado "Gunna de beñe" que significa mujer de barro en zapoteco, y donde se unta dicho barro sobre toda la piel del cuerpo y lo llaman spa zapoteco tradicional.

La Bocana: paraíso para pescadores y surfers

A unos pasos de los restaurantes la playa es una delicia para aquellos que gustan de lugares que no se encuentran llenos de gente; a medida que nos acercamos, vemos a algunos surfistas en las olas y a pescadores tratando de evadirlas, lanzando sus líneas de pesca más allá del rompimiento. Están en busca del gran robalo, el cual pesa más de diez kilogramos. Otros pescadores preparan sus tarrayas y las lanzan para pescar peces más pequeños que usan como carnada.

El río Copalita

El viento fresco del atardecer y los colores rosas y naranjas del cielo se reflejan en las tranquilas aguas de la corriente del río. Las aguas del río están más cálidas que las de la mar y corren suavemente hacia mar abierto. Hay un cerro rocoso en frente del mar donde se encuentra el sitio arqueológico llamado Punta Celeste. El río corre a un lado del cerro y gira y se mezcla con el océano creando un magnífico lugar de alimentación de aves y peces. Los lugareños dicen que la playa cambia físicamente dependiendo de la temporada; por ejemplo, en invierno y primavera, el río corre suavemente y el cauce se aproxima al cerro y mantiene el agua limpia y clara. Después, en verano, en temporada de lluvias, el río se convierte en una fuerte corriente que draga el lecho, arrastra troncos, ramas, y lo que se atraviese y lo deposita en el mar, dando un color café a las riveras. La anchura de la playa también depende de la temporada; si llueve mucho el río empuja mucha arena a la playa y se vuelve más ancha.

Después de cruzar el río, su nivel no sobrepasa los hombros, y sintiendo las rocas redondas del fondo, hay una laguna encerrada por la barra de arena. Los verdes eternos de la exhuberante vegetación añaden más belleza al lugar; el río forma piscinas naturales diseñadas sabiamente por la Madre Naturaleza, listas para ser disfrutadas por los visitantes en una experiencia que llena los sentidos, al contacto con la maravillosa belleza, limpia y solitaria, una pieza más del paraíso reencontrado de Oaxaca.

Es muy importante mantener el lugar limpio; retire cualquier tipo de basura, mayormente plásticos como bolsas, botellas y envolturas. Si deseamos contar con lugares con aves migratorias y marinas, tortugas, peces y chacales, es nuestro deber mantenerlo limpio para preservar el espíritu del lugar. Aunque es parte de un desarrollo turístico moderno, la naturaleza se respeta y se conserva. Muchos lugareños dependen de la salud del río; pescadores, pastores, agricultores, y prestadores de servicios turísticos quienes sirven con mucho gusto y con los brazos abiertos a los turistas, orgullosos de ser habitantes de esta bella comunidad.

Travel Guide Exploring Oaxaca

Copyright © 2008 - 2017 ExploringOaxaca.com Todos los derechos reservados.

20171216-0652 1.52MB 0.0079s