Bodas en Juchitán de Zaragoza

Increíble Tradición: Bodas en Juchitán

Juchitán de Zaragoza es una ciudad del sureste del estado de Oaxaca, orgullosa de sus tradiciones y de su gente. Sitio donde el idioma zapoteco es más hablado que el mismo español. Esta ciudad del Istmo de Tehuantepec, sitio más estrecho del territorio mexicano, es sin duda un lugar aparte por el arraigo de la gente a sus tradiciones.

Una de las tradiciones más características del Istmo y de Juchitán es la forma en que se celebraban las bodas. Se dice que en nuestros días las ceremonias de boda son diferentes a las que se narrarán en este texto, pero aun así, otros aseguran que sigue sucediendo.

Hace tiempo, cuando una pareja decidía unirse en matrimonio, ambas familias preparaban la boda con ciertos detalles que no podían omitirse. Después de previo acuerdo, el novio y su mamá acudían a la casa de la novia para "robársela". Se recibía en casa de la novia a la nueva familia de ésta con una ceremonia sencilla. La novia "robada" era conducida a la casa del novio donde la familia de éste los recibía con una comilona y con música de banda. Lo que seguía sonará peyorativo para muchos y muchas pero es lo que nos contaron en nuestra visita a Juchitán de Zaragoza.

Existen varias versiones de este hecho. La primera dice que la muchacha robada era llevada a una recámara de la casa. Ahí, el novio y la madre de éste participaban en un rito o acto que algunas versiones contradicen: el novio, frente a su madre, tocaba íntimamente a la novia y limpiaba su dedo con un pañuelo. Si el pañuelo se manchaba con sangre, esto significaba que la novia era virgen. Otra versión reza que era la madre o la abuela del novio la que hacía esto. Otra versión, menos difundida, dice que era el padrino de bodas el encargado de certificar la virginidad de la novia.

Si la novia era virgen, familiares y amigos salían a recorrer las calles de Juchitán seguidos de una banda de música. Se arrojaban cohetones con el objetivo de pregonar la pulcritud de la muchacha. Si no era virgen, no se arrojaban cohetes.

Las fiestas del Istmo de Tehuantepec suelen ser celebraciones de varios días de música, licor y bailongo. En las fiestas de boda, si la novia resultaba no ser virgen, se colgaba una olla rota en la parte del fondo, signo delator de vergüenza.

Se dice que hoy en día esta tradición ha quedado como recuerdo de tiempos antaños, aunque algunos sostienen que en algunos pueblos se sigue practicando.

Travel Guide Exploring Oaxaca

Copyright © 2008 - 2017 ExploringOaxaca.com Todos los derechos reservados.

20170225-1426 1.51MB 0.0130s